¿Qué hacemos en la Pastoral Carcelaria?

La Pastoral Carcelaria es la presencia de la Iglesia en la realidad carcelaria, que se hace presente en los recintos carcelarios de Bolivia para hacer visible el amor de Dios en medio de una existencia que nos duele e interpela profundamente.

¿Qué Hacemos?

Nuestras líneas de trabajo son las siguientes:

1. ACOMPAÑAMIENTO ESPIRITUAL

Mediante celebraciones eucarísticas, preparación de sacramentos, catequesis y grupos de oración, en respuesta a las necesidades espirituales de las personas privadas de libertad que buscan la reconciliación con Dios, consigo mismo, con su entorno familiar y social.

“Por medio de estos gestos sencillos y fuertes, a veces hasta invisibles, podemos visitar a los necesitados, llevándoles la ternura y el consuelo de Dios” Homilía del Santo Padre Francisco 3/04/2016

2. ORIENTACIÓN Y CAPACITACIÓN JURÍDICA

A través de procesos de formación se busca generar conocimientos jurídicos para el servicio de apoyo legal, orientación jurídica y seguimiento de procesos, así como la defensa de los Derechos Humanos de las personas privadas de libertad ante Organismos Internacionales.

“La Iglesia debe hacerse promotora de la dignidad humana, también de aquellos que han errado o cometido crímenes y delitos. Debe promover una cultura de los derechos humanos que, sin negar las exigencias de la justicia, sabe y es capaz de indicar los caminos de la confianza y de la esperanza” Carta sobre la Iglesia y los presos” Mons. Vicente Jiménez Zamora.

3. FORTALECIMIENTO OCUPACIONAL

A través de la Pastoral Carcelaria  se identifica recintos carcelarios donde es posible generar procesos de rehabilitación en los privados de libertad para su reinserción a la sociedad.

“Reclusión no es lo mismo que exclusión, que quede claro, porque la reclusión forma parte de un proceso de reinserción en la sociedad” Mensaje del Santo Padre Francisco a Personas Privadas de Libertad en la cárcel de Palmasola” 2015.

4. DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS

Cumpliendo con la misión profética de la Iglesia, se ilumina la realidad  carcelaria de las personas privadas de libertad mediante el anuncio y defensa de su dignidad en un mundo materialista y desesperanzado, así como la denuncia de la vulneración de sus derechos fundamentales, que no les viene de la sociedad ni mucho menos del Estado sino del hecho de ser personas creadas a imagen y semejanza de Dios.

“Él ama la justicia y el derecho y la tierra está llena de su gracia” Sal.33,5

5. SERVICIO SOCIAL

Mediante ayuda humanitaria en alimentos de primera necesidad, medicamentos, insumos de higiene y bioseguridad a las personas privadas de libertad y sus familias.

“Cuanto hicisteis a unos de estos hermanos mío más pequeños, a mí me lo hicisteis) Mt.25, 40

 

6. INCIDENCIA POLITICA Y SOCIAL

Mediante el análisis de las normas y políticas públicas de Régimen Penitenciario, formulación y participación en propuestas de normas y políticas públicas carcelarias, denuncia de situaciones irregulares dentro de los recintos carcelarios.

“Uno de los desafíos más urgentes de la Pastoral Penitenciaria es la defensa de los derechos humanos de las personas privadas de libertad, ésta es una obra de misericordia de vital importancia” Pontificio Consejo “Justicia y Paz” Roma 2005.

7. GESTION DE RIESGOS

Nueva área aplicable a la situación de las personas privadas de libertad porque gestiona o prevé situaciones de riesgo ambiental, político, social, económico, por lo cual se hace seguimiento a las condiciones de infraestructura, servicios básicos de los recintos carcelarios, Centros de Rehabilitación de Jóvenes, Casas Post Penitenciarias.

“Si tenemos en cuenta que el ser humano también es una criatura de este mundo, que tiene derecho a vivir y a ser feliz, y que además tiene una dignidad especialísima…” “… habrá que asegurar que se produzca una mejora integral en la calidad de vida humana, y esto implica analizar el espacio donde transcurre la existencia de las personas” Nº 43, 147 Carta Encíclica Laudato Si.

 

SE PARTE DE LOS VOLUNTARIOS