Pastoral Social Cáritas Bolivia rinde su homenaje a Monseñor Romero

Asesinado por defender en cuerpo y alma la opción preferencial por los pobres.

Óscar Arnulfo Romero y Galdámez, conocido como Monseñor Romero, ​ fue un sacerdote católico salvadoreño, célebre por su prédica en defensa de los derechos humanos, quien fue asesinado el 24 de marzo de 1980 en San Salvador, al pie del altar,  con un disparo en el corazón.

En sus homilías dominicales denunció constantemente las numerosas violaciones de los derechos humanos y manifestó públicamente su solidaridad hacia las víctimas de la violencia política de su país. Su asesinato provocó la protesta internacional y la insistencia del respeto a los derechos humanos en El Salvador. En su última celebración hizo un emotivo llamamiento al Gobierno para que cesara lo que denominaba represión contra el campesinado: “Las reformas no valdrán nada si están teñidas de sangre”.

Fue beatificado el 23 de mayo del 2015, por el Papa Francisco.

 “…«No abusen de la gente» -decía Juan Bautista- y la Iglesia repite: «No abusen». No hay hombres de dos categorías. No hay unos que han nacido para tenerlo todo y dejar sin nada a los demás; y una mayoría que no tiene nada y que no puede disfrutar la felicidad que Dios ha creado para todos. Esta es la sociedad cristiana que Dios quiere, en que compartamos el bien que Dios ha dado para todos (Homilía 16 de diciembre de 1979) (Monseñor Romero)