Día Mundial por la Reducción de Emisiones de Dióxido de Carbono (CO2)

Denominado también Día Mundial de la Acción frente al Cambio Climático. Este día fue designado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con el propósito de concienciar y sensibilizar a la población sobre el cambio climático y sus consecuencias negativas, sobre todo en cuanto al consumismo y la industrialización. Por otro lado, este día plantea mejorar el manejo de fuentes de energía renovables, el cambio a combustibles más limpios, la eficiencia de los procesos de combustión y modificar las tendencias de consumo mediante la educación ambiental.

¿Qué es el dióxido de carbono (CO2)?

Es uno de los gases de efecto invernadero (GEI) más conocido por su impacto en el cambio climático. Todos los gases de efecto invernadero al llegar a la atmosfera, retienen parte del calor que da el sol. Cuando la cantidad de estos gases aumenta y se altera el equilibrio, el clima cambia.

Actividades como el transporte o la industria, provocan la alteración del clima. En las últimas décadas las emisiones de CO2 a la atmosfera se han disparado, en gran medida por el uso de combustibles fósiles (petróleo, gas y carbón).

El año 2020 el país emitió 20,64 megatoneladas de emisiones de CO2. El mismo año, el ranking de países por emisiones de CO2, sitúa a Bolivia en el puesto número 99 entre 184 países, ordenados de menos a más contaminación.

Consejos para reducir las emisiones de CO2

  1. Ser conscientes del impacto de las emisiones de CO2
  2. Reducir el uso de automóviles privados
  3. Practicar una movilidad sostenible
  4. Aumentar nuestra eficiencia energética
  5. Consumir energía renovable
  6. Seguir una dieta con baja huella de carbono
  7. Convertirse en un consumidor sostenible
  8. Plantar arboles
  9. Apostar por productos de kilómetro cero
  10. Reclamar más implicación institucional en la lucha contra el cambio climático

“La reducción de gases de efecto invernadero requiere honestidad, valentía y responsabilidad, sobre todo de los países más poderosos y más contaminantes” (Papa Francisco)