Día Mundial de la Educación Ambiental

Hoy, 26 de enero celebramos este día con la intención de concientizar a la población mediante la educación, sobre la problemática ambiental y su afectación a la calidad de vida presente y futura, fomentando el camino hacia un desarrollo sostenible. Reflexionando y sensibilizando de esta manera, sobre la delgada línea que existe entre el desarrollo humano y la conservación del planeta.

Esta celebración se originó en 1975, donde se establecieron los principios de la educación ambiental en el marco de los programas de las Naciones Unidas y se plasmaron los objetivos fundamentales de la educación ambiental a nivel mundial.

Objetivos del Día Mundial de la Educación Ambiental 

  • Concientizar y sensibilizar a la población sobre los problemas medioambientales que surgen en su entorno. De esta forma se les invita a la acción para hallar soluciones.
  • Difundir información educativa para que la sociedad valore el medio ambiente, su importancia y el delicado equilibrio que existe entre el ser humano y la naturaleza.
  • Sembrar valores medioambientales.
  • Apoyar a los grupos sociales a formar las habilidades necesarias para hallar soluciones a los problemas ecológicos de su entorno inmediato.
  • Monitorear las estadísticas de la realidad medioambiental y enseñar la importancia de la evolución del proceso. Esto puede servir para localizar una problemática o mejorías.
  • Fomentar la participación de la sociedad en la búsqueda de soluciones a los problemas del medio ambiente. Involucrarlos con la demanda de medidas a los gobiernos.

Hay un vínculo entre los asuntos ambientales y cuestiones sociales humanas, y ese vínculo no puede romperse. El Papa Francisco propone emprender un diálogo honesto a todos los niveles de la vida social, que facilite procesos de decisión transparentes. Y recuerda que ningún proyecto puede ser eficaz si no está animado por una conciencia formada y responsable, sugiriendo principios para crecer en esta dirección a nivel educativo, espiritual, eclesial, político y teológico.

El Programa de Medio Ambiente y Ecología Ambiental de la Pastoral Social Cáritas Bolivia, mediante sus voluntarios en distintas partes del país, viene desarrollando acciones de socialización que promueven acciones en favor del medio ambiente, e invita a la comunidad a tomarlas en cuenta y compartirlas.

No se puede menos valorar la importancia de cursos de educación ambiental capaces de cambiar los gestos y hábitos cotidianos, desde la reducción en el consumo de agua a la separación de residuos o el apagar las luces innecesarias. Una ecología integral también está hecha de simples gestos cotidianos donde rompemos la lógica de la violencia, del aprovechamiento, del egoísmo.

«Hoy no podemos dejar de reconocer que un verdadero planteo ecológico se convierte siempre en planteo social, que debe integrar la justicia en las discusiones sobre el ambiente, para escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres» (Papa Francisco)