DIA DEL PRIVADO DE LIBERTAD

Día del Privado de Libertad: “No están solos”

En conmemoración a la festividad de la Virgen de la Merced – Patrona de los Encarcelados, cada 24 de septiembre recordamos el Día Nacional de los Privados de Libertad. Por ello, respondiendo a una de las áreas de servicio de la Pastoral Social Cáritas Bolivia, el equipo de trabajo de esta institución visitó el Centro de Rehabilitación de Qalahuma, ubicado en el municipio de Viacha de la ciudad de El Alto.

El Centro de Rehabilitación de Qalahuma alberga a 293 varones de 18 a 26 años de edad que están privados de libertad, de los cuales casi el 90 por ciento cuenta con detención preventiva y solo el 10% tiene una sentencia. Este centro se encuentra alejado de la ciudad y por la distancia tiene demasiadas necesidades. Este fue uno de los grandes motivos por los que la Pastoral Carcelaria de Cáritas Bolivia decidió visitarlos e interactuar con ellos.

La realidad de las cárceles en nuestro país, con alto grado de hacinamiento, escasos accesos a servicios básicos, la presencia de niños que acompañan a sus madres, deficiencia de atención en salud y políticas de rehabilitación, son algunas de las mayores necesidades de los privados de libertad.

En este día del privado de libertad, la Pastoral Social Cáritas Bolivia hace un llamado a las autoridades a trabajar juntos en la defensa de los derechos de los privados de libertad, bajo una mirada humana y como hijos de Dios expresó la Secretaria Ejecutiva de la institución, Marcela Rabaza, recordando a nuestros hermanos en las cárceles que “no están solos” y que todos merecen una oportunidad.

Asimismo, el Padre Gilberto Mamani y el Padre Walter Quilla, acompañaron este día con una celebración eucarística, en cuya homilía se hizo referencia al pasaje de San Mateo, donde Jesús pregunta a sus discípulos: ¿quién dice la gente que soy yo?, invitándolos a reflexionar sobre quien es Jesús según la gente y de esta manera, a sentir en la intimidad de cada corazón, que sabiendo quien es Él, sabran que no están solos.

La entrega de insumos de higiene personal, barbijos, jaboncillos, cepillos de dientes, papel higiénico, shampoo y otros, permitirán a los privados de libertad de estar mejor preparados en este tiempo de pandemia. Este apoyo fue posible gracias al Alto Comisionado de las Naciones Unidas (ACNUR).

Finalmente, se realizó sembraron plantines en las carpas del recinto penitenciario y alrededores, que permitirán a los privados de libertad contar con algunos alimentos. Este apoyo fue gracias a la donación de la Pastoral Social Caritas La Paz, en un esfuerzo del cuidado de la casa común.

“… estuve en la cárcel y me fuiste a visitar” (Mt. 25, 36)