DIA DEL ADULTO MAYOR

Día de la Dignidad de las Personas Adultas Mayores: ¡Unámonos todos en favor de una vejez digna!

Cada 26 de agosto Bolivia conmemora el Día de la Dignidad de las Personas Adultas Mayores, instaurado mediante Decreto Supremo Nº 264. El decreto instruye a las entidades públicas que trabajan en favor de este sector, programar y desarrollar brigadas de salud, jornadas de integración, actividades culturales y de recreación para sensibilizar y promover el respeto a las personas adultas mayores.

Las personas adultas mayores sienten, sufren, quieren, necesitan de su familia, trabajan, viven y luchan por el respeto de sus derechos ante las autoridades comunales, municipales, departamentales y nacionales.

¿Qué es necesario para vivir una vejez digna?

Un desarrollo integral sin discriminación ni violencia; la promoción de la libertad personal en todas sus formas; el acceso a vivienda de interés social; la provisión de alimentación suficiente que garantice condiciones de salud, priorizando a los adultos mayores en situación de vulnerabilidad; y el acceso a espacios de esparcimiento y producción cultural.

“Hay un mandamiento muy bello, bello porque corresponde a la verdad: Honra a tu padre y a tu madre. Honor en hebreo significa “peso”, valor; honrar significa reconocer el valor de una presencia: la de aquellos que nos han generado a la vida y a la fe. La realización de una vida plena y de sociedades más justas para las nuevas generaciones depende del reconocimiento de la presencia y de la riqueza que constituyen para nosotros los adultos mayores en todos los contextos y lugares geográficos. Y este reconocimiento tiene su corolario en el respeto, que es tal si se expresa en la acogida, la asistencia y la mejora de sus cualidades y necesidades” (Papa Francisco)

Realidad de las personas adultas mayores en Bolivia:

A pesar de las normas existentes en el país, las personas adultas mayores viven discriminación, abandono, exclusión social, etc. Todo esto por una ausencia de respeto y equidad, que hace que estas personas vivan en un entorno lleno de dificultades que les impiden envejecer con dignidad.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 33.4% de los adultos mayores sufren maltrato psicológico, 14.1% maltrato físico, 13.8% maltrato económico, 11.6% sufre negligencia y 1.9% sufre maltrato sexual (2018).

En cuanto al acceso a la salud, no existe el cumplimiento de las leyes en vigencia, y ello, hace que se vulneren sus derechos. Hay mucha discriminación a los asegurados de las Cajas Nacionales de Salud en el sistema público, deficiencia en la atención, deficiencia en la entrega del complemento nutricional “carmelo” y las personas adultas mayores pagan sus recetas.

Si bien, los problemas que afectan a este sector son semejantes de manera general, existen autoridades del nivel nacional, departamental y municipal que deben desarrollar políticas, planes, programas, proyectos que estén encaminados a mejorar su seguridad de ingresos económicos, acceso al sistema de salud, vivienda en condiciones dignas entre otros que establecen nuestra normativa.

Si bien, vivir la vejez digna tiene que ver con políticas públicas, también es importante considerar y preguntarnos como nuestra vida presente puede influir y como viviremos nuestra vejez en el futuro y para ello es necesario trabajar en el autocuidado que cada persona debe tener, para gozar a la larga de esa vejez digna.

El Programa de Personas Adultas Mayores de la Pastoral Social Cáritas Bolivia, invita a reflexionar sobre el derecho de vivir una vejez digna que permita a las personas adultas mayores de hoy y las que vamos en el mismo camino, gozar de una vejez de calidad y calidez. ¡Unámonos todos para que las personas adultas mayores tengan una vejes digna!