OREMOS A CRISTO POR LOS MIGRANTES Y REFUGIADOS

                                                    OREMOS A CRISTO POR LOS MIGRANTES Y REFUGIADOS DEL MUNDO

La Asamblea General de las Naciones Unidas desde el 2001, celebra cada 20 de junio el Día Mundial del Refugiado, haciéndolo coincidir con el aniversario de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, siendo uno de los objetivos más importantes, generar la comprensión y la empatía de gobiernos y sociedades hacia las personas refugiadas, en consideración a las difíciles circunstancias en las que se encuentran y su capacidad de resiliencia ante la adversidad para reconstruir sus vidas.

La Pastoral Social Caritas Bolivia, como Agencia Implementadora del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugio ACNUR, a través de su Pastoral de Movilidad Humana (PMH) y en coordinación con la Red de Cáritas Jurisdiccionales y Parroquias presentes en frontera, inició la semana en conmemoración al Día Mundial del Refugiado, con celebraciones eucarísticas en ciudades y fronteras del país que reciben un importante flujo migratorio de personas en busca de protección internacional.

Tomando en cuenta que una de cada cien personas en el mundo ha perdido su hogar por los conflictos y la violencia que atraviesa su país, el número total de refugiados se acerca a los 79,5 millones de personas, que representa el 1% de la población mundial, de los cuales el 40% son menores de edad. En Bolivia, hasta junio de 2020, se alberga a más de 1.400 personas refugiadas y solicitantes de condición de refugiado de más de 10 nacionalidades, entre ellas: Siria, Sudáfrica, Yemen, Perú, Colombia, Chile, Venezuela y otras.

La Catedral Metropolitana Nuestra Señora de La Paz fue anfitriona de la celebración inicial presidida por el Monseñor Fernando Bascopé – Obispo Castrense. Asimismo, Mons. Sergio Gualberti – Arzobispo de Santa Cruz y Mons. Giovanni Arana – Obispo de El Alto presidieron eucaristías en la ciudad de Santa Cruz y la localidad de Desaguadero respectivamente. El presbítero Hernán Tarqui Villarpando y el Rvdo. Cesar Ordoñez oficiaron la misma en las localidades de Villazón y Villamontes igualmente. Estas celebraciones hicieron un llamado de solidaridad y acogida hacia las personas que llegan a nuestro país, impulsadas por la violencia, los conflictos internos y las crisis humanitarias. El punto central del mensaje de nuestros pastorales estuvo relacionado con acoger al migrante y refugiado como uno más de nosotros:

Mons. Fernando Bascopé: “Ojalá que en Bolivia no solamente encuentren un territorio sino, sobre todo, amigos y hermanos que los acojan…”

Mons. Sergio Gualberti: “No caigamos en la indiferencia, por el contrario, mirémoslos con respeto y cariño, prestémosles nuestra colaboración como signo concreto de nuestra lucha por un mundo más inclusivo e igualitario…”

Mons. Giovani Arana: “A estos hermanos queremos decirles que no están solos, como Iglesia tendemos nuestras manos y manifestamos nuestra solidaridad para que en la medida que nos corresponde podamos brindarles seguridad y el reconocimiento de todos sus derechos”

Rvdo. Cesar Ordoñez: “Miles de personas en el mundo migran a otros lugares para salvar su vida, para buscar trabajo y para buscar mejores días para sus familias. Si no, se mueren sin trabajo, sin dinero y sin alimento…”

Rvdo. Hernán Tarqui: “Vamos a orar por estos hermanos nuestros, que son hijos de Dios como nosotros, son criaturas de Dios como nosotros; y por eso, siempre tenemos que extender las manos a estos hermanos que están de paso…”

Este próximo 20 de junio se cerrarán las actividades con la Santa Eucaristía presidida por Monseñor Cristobal Bialasik, Obispo de Oruro y Presidente de Pastoral Social Caritas, desde la Basílica de San Francisco en la ciudad de La Paz y transmitida por la Cadena PAT para todo el país.

La Iglesia nos invita a dejar de lado la indiferencia y la discriminación y hacer carne del amor de Cristo en nuestros hermanos migrantes y refugiados.