¡Celebramos el Día de la Tierra promoviendo su cuidado y respeto!

Celebramos el Día Internacional de la Madre Tierra desde 1970, cuando el senador y activista ambiental Gaylord Nelson, propone la creación de una agencia ambiental y realiza una manifestación masiva en favor de la protección del planeta. El 2009 las Naciones Unidas proclama cada 22 de abril, efeméride oficial de esta celebración.

Los problemas generados por la contaminación, el calor extremo, las inundaciones y otras preocupaciones ambientales, aceleran la degradación de nuestra casa común. Hoy nuestros ecosistemas están en riesgo, los animales enfrentan la amenaza de extinguirse por la actividad humana, las poblaciones más vulnerables sufren el impacto del cambio climático, la hambruna, la carencia de agua y las enfermedades.

Restaurar nuestra casa común para proteger nuestra salud

La actual crisis sanitaria producida por el virus SARS CoV-2, nos demostró que nuestra salud está íntimamente relacionada con la salud del planeta.

El maltrato de los humanos a la Tierra, la pérdida de biodiversidad, la deforestación, la producción agrícola y ganadera intensiva, son factores que pueden aumentar la transmisión de enfermedades infecciosas de animales a humanos.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, cada cuatro meses surge una nueva enfermedad infecciosa en los humanos, de las cuales, el 75% proviene de animales. De ahí la relación tan estrecha entre salud humana, animal y ambiental.

Encuentro Nacional de la Pastoral Ecológica de Bolivia

 La Pastoral Ecológica de Bolivia, del Programa de Medio Ambiente y Ecología Integral, de la Red Pastoral Social Cáritas Bolivia, celebra este año el Día Internacional de la Madre Tierra, desde Cochabamba. Pastorales Ecológicas de Sucre, Tarija, Potosí, Beni y Oruro arribaron a la llajta boliviana para ser parte de un Encuentro Nacional, caracterizado por la unidad, amor y solidaridad para el cuidado de la casa común.

Estas Pastorales están conformadas por voluntarios que año tras año desarrollan actividades en favor del medio ambiente. Así, en esta ocasión además de compartir testimonios, elaborar la planificación estratégica pastoral y confraternizar, desarrollaran un pronunciamiento enmarcado en los lineamientos de la encíclica Laudato Si, para combatir contra las principales problemáticas ambientales del país.

¡Nuestra casa común nos necesita!

Da ejemplo cuidando el pedacito de tierra en el que te toca vivir, limpiando un bosquecillo, reciclando agua, desconectando tus objetos tecnológicos cuando no los uses, o simplemente educando a los más pequeños para que aprendan a cuidar y respetar la naturaleza.

El cuidado de nuestra Casa Común es parte de un estilo de vida, que implica capacidad de convivencia y de comunión.

El desafío urgente de proteger nuestra casa común incluye la preocupación de unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral” (L.S. 13)