RESPETEMOS Y CUIDEMOS NUESTRA CASA COMÚN

CARITAS BOLIVIA TE INVITA A QUE RESPETEMOS Y CUIDEMOS NUESTRA CASA COMÚN EN EL DÍA MUNDIAL FORESTAL

Cada 21 de marzo el Foro de las Naciones Unidas para los Bosques, entre otras entidades y agrupaciones, aprovechan esta celebración para promover la toma de mayor conciencia hacia los bosques, como parte integrante del desarrollo sostenible del planeta y la acción internacional en pos del ordenamiento sostenible, la conservación y el desarrollo de todo tipo de bosques, incluidos los árboles fuera de ellos.

Los bosques albergan a más del 80% de especies animales y vegetales; nos proporcionan alimentos, medicinas, combustible y abrigo. Por ello dependemos de ellos para sobrevivir, pese a estos beneficios ecológicos, económicos y sociales que nos brindan los bosques, la desforestación continúa a un ritmo sin precedentes.

Cada año, el mundo pierde 10 millones de hectáreas de bosques y la degradación de la tierra afecta a casi 2.000 millones de hectáreas.

Bolivia tiene una tasa de deforestación per cápita de 310 m2/persona/año superando de lejos al promedio mundial que es de 9 m2/persona/año. Asimismo, la deforestación se ha incrementado debido principalmente a la expansión agresiva de la frontera agrícola y pecuaria y a la colonización de nuevos asentamientos en tierras de vocación forestal, la pérdida de bosques no significa sólo disminución de árboles sino una afectación sustancial a la biodiversidad lo que a su vez amenaza con la pérdida de la capacidad de producción alimentaria en el país.

Pastoral Social Cáritas Bolivia se adhiere al llamado del Papa Francisco, donde nos recuerda que, nuestra casa común es también como una hermana con la cual compartimos la existencia, y como una madre bella que nos acoge entre sus brazos. La Organización de las Naciones Unidas hace un llamado global en favor de la protección y recuperación de los ecosistemas, buscando restaurarlos, poniendo fin a su degradación: restaurar un bosque es construir un mundo mejor para la salud de las generaciones, creamos espacios nuevos para el desarrollo de plantas y animales, fomentamos la actividad económica que aporta empleo, mejoramos la calidad del aire, de los alimentos y del agua.

Los bosques son fundamentales para combatir el cambio climático y por consiguiente, demasiado valiosos para perderlos. Aprovechemos esta oportunidad para recordar la importancia que conlleva respetar y cuidar día a día la casa común que Dios nos regaló.

“Somos nosotros los primeros interesados en dejar un planeta habitable para la humanidad que nos sucederá. Es un drama para nosotros mismos, porque esto pone en crisis el sentido del propio paso por esta tierra”. (L.S. Punto 160).