RED DE CÁRITAS LLEVAN AYUDA HUMANITARIA A LOS ADULTOS MAYORES

LA RED DE CÁRITAS EN BOLIVIA ENTREGA AYUDA HUMANITARIA EN LA CASA DE ACOGIDA DE ADULTOS MAYORES “SANTA CLARA” EN CAMIRI

1/11/2020.- La Casa de Acogida “Santa Clara”, ubicada en Camiri del Departamento de Santa Cruz, fue fundada y bendecida el 11 de agosto de 1992, por iniciativa del Monseñor Leonardo Bernacchi, que inició albergando de 12 a 25 personas adultas mayores, sin embargo, las limitaciones económicas hizo que se reduzca la atención. A la fecha el hogar se sustenta gracias al apoyo de la solidaridad de las personas y familias de Camiri.

La Pastoral Social Cáritas Bolivia en coordinación con la Pastoral Social Caritas Camiri en el marco del proyecto de “Mitigación del impacto del COVID-19 en Casas de Acogida de Adultos Mayores en Bolivia” financiado por Cáritas Internationalis, como miembro del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral, hizo llegar el apoyo humanitario para 20 personas adultas mayores que acoge el Hogar “Santa Clara”, lo que ha permitido garantizar la dieta alimenticia con productos sanos para reforzar su sistema inmunológico con el consumo de multivitaminas.

Asimismo, se apoyó con medicamentos, pruebas rápidas para el Covid-19, frascos y jarabes de multivitaminas (vitaminas “C” “D”, omega, calcio, zinc) y un blíster de medicamentos preventivos (paracetamol, antigripal, ibuprofeno, omeprazol); cremas para dolores musculares (mentizan y diclofenaco en gel). Complementariamente se otorgó a cada adulto mayor un kit de higiene personal consistente en jaboncillo, pasta dental, detergentes, paquete de jabón, paquete de papel higiénico, shampoo para cabellos y pañales desechables.

Ante el incremento de contagios de personas con el COVID-19 en la zona o barrio donde se encuentra ubicada la Casa de Acogida “Santa Clara”, se apoyó con 10 pruebas Covid-19 para el personal de apoyo y personas adultas mayores del centro, mismas que salieron negativas.

El personal que trabaja y los voluntarios recibieron un stock de insumos de bioseguridad, con la finalidad de reducir los riesgos de contagios del COVID-19, que consta de lavandina, alcohol en líquido, alcohol en gel, botas de bioseguridad, barbijos, gafas y guantes quirúrgicos.

El proyecto también apoyó con un profesional de psicología que aplicó los test de evaluación de los estados de depresión y ansiedad y los resultados obtenidos fueron que un 25% de los adultos mayores presentan depresión severa y un 35% presentan depresión moderada. Los adultos mayores que presentan depresión severa se encuentran en situación de abandono familiar, esta situación predispone a los adultos mayores a padecer síntomas severos de angustia y pérdida del sentido de vida.

“Tuve hambre y me diste de comer” (Mt. 25, 35)