CARITAS BOLIVIA ENTREGA AYUDA HUMANITARIA EN HOGAR DE POTOSI

EL HOGAR DE ADULTOS MAYORES SAN ROQUE DE POTOSÍ RECIBE AYUDA HUMANITARIA PARA ENFRENTAR LA PANDEMIA

El Hogar San Roque de Potosí atiende a 47 ancianos, 30 mujeres y 17 varones con diferentes problemas y patologías de base, a las que se sumó la pandemia del COVID-19. En este contexto, la Pastoral Social Cáritas Bolivia ha gestionado recursos de Caritas Internationalis para llegar con ayuda humanitaria a este grupo de población vulnerable.

La ayuda se hizo efectiva a través de la Pastoral Social Cáritas Potosí en el marco del proyecto CRF28-2020 “Mitigación del impacto del COVID-19 en Casas de Acogida de Adultos Mayores en Bolivia” y como brazo social presente en esta Jurisdicción.

Desde el inicio de la pandemia del COVID-19, la población adulta mayor fue uno de los sectores más vulnerado y olvidado, por la falta de atención en salud, el colapso de los hospitales, la carencia de laboratorios y de medios para el diagnóstico oportuno. Asimismo, las farmacias presentaron desabastecimiento, situación que evitó que no se pudieran adquirir los medicamentos necesarios, lamentando el deceso de personas adultas mayores.

En esas circunstancias, y para paliar los efectos de la pandemia, la Red de Cáritas en Bolivia proporcionó alimentos secos, productos lácteos, bidones de aceite, cereales, carne, verduras, frutas y hortalizas para fortalecer su sistema inmunológico tomando en cuenta lo dietético y los requerimientos nutricionales.

Complementariamente, se aprovisionó al Hogar, con insumos de bioseguridad y kits de higiene además de stocks de medicamentos que coadyuvarán a continuar con el tratamiento de las patologías de base las personas adultas mayores.

Como respuesta a la emergencia que vivimos se complementó la ayuda con un trabajo de atención psicológica, debido a que se advirtió la presencia de enfermedades ocasionadas por la depresión con resultados que indicaban que cerca del 30% de los adultos mayores sufrían de depresión grave y el 10% de depresión moderada. Se logró animar al grupo promoviendo valores y la autoconfianza de cada persona adulta mayor.

“Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis” (Mt. 25 – 35)