180 FAMILIAS DE PERSONAS CON DISCAPACIDAD RECIBEN AYUDA

180 FAMILIAS DE PERSONAS CON DISCAPACIDAD VISUAL RECIBIERON AYUDA HUMANITARIA DURANTE LA CUARENTENA

06/09/2020.- Durante el tiempo de cuarentena rígida que vivió nuestro país, muchas han sido las personas que se han visto limitados de recursos para comprar sus alimentos básicos, medicamentos, pagar sus servicios, sus créditos y hasta acceder al médico en caso de tener alguna enfermedad. Especialmente las personas con alto grado de vulnerabilidad se han visto muy afectadas.

Pastoral Social Caritas Bolivia tiene la misión de llegar a estos grupos de población vulnerable a través de procesos de capacitación, incidencia, acompañamiento y ayuda humanitaria. En este tiempo de pandemia la ayuda humanitaria ha sido entregada a nivel nacional a través de las Pastorales Sociales Jurisdiccionales. Se ha llegado a privados de libertad, asilos de ancianos, orfanatos, casas de acogida de migrantes y también se ha llegado a las personas con discapacidad visual en las ciudades de La Paz y Potosí.

En las semanas comprendidas entre finales de mayo y principios de junio, 180 familias de personas con discapacidad visual fueron beneficiadas con alimentos, insumos de bioseguridad y medicamentos. En medio de las restricciones existentes se hizo la entrega de esta ayuda en sus domicilios, evitando así que ellos tengan que salir. La dotación de alimentos para un mes, así como los medicamentos acordes a sus necesidades y de prevención del COVID permitieron una luz de esperanza en medio de un escenario para quienes han perdido la oportunidad de salir a generar sus propios ingresos.

Este esfuerzo realizado a través del apoyo financiero de Caritas Española y ejecutado a través de la Pastoral de la Solidaridad de Caritas Bolivia y la Pastoral Social Caritas Potosí demuestra una vez la importancia del trabajo articulado al interior de la Iglesia, que permite llegar a las personas más vulnerables del país.

Recordando el pasaje bíblico de Marcos 10: Jesús se compadece de dos ciegos, les toca los ojos y le dice a uno “Vete, tu fe te ha curado” fuimos testigos de un nuevo milagro, la fe y fuerza de las personas con discapacidad visual hace posible sobrellevar esta pandemia con la esperanza de mejores días.