Jornada Nacional del Migrante y Refugiado

UN MENSAJE DE ESPERANZA EN ESTA JORNADA NACIONAL DEL MIGRANTE Y DEL REFUGIADO

02/09/2020.- Bolivia recuerda hoy la Jornada Nacional del Migrante y Refugiado, fecha  instituida  el año 2004 por la Asamblea de Obispos de Bolivia, con el objetivo de sensibilizar a la sociedad y al Estado en cuanto a la acogida digna a migrantes y refugiados que llegan a nuestro país.

Según datos de la Organización de Estados Americanos (OEA), hasta principios de este año, alrededor de 10.000 migrantes procedentes de Venezuela se encuentran en el país. Entre ellos están familias con niños, niñas y adolescentes cuyo número no ha sido disgregado por las estadísticas. Sin embargo son rostros vivientes que se han hecho parte del paisaje cotidiano de varias ciudades de Bolivia, engrosando las filas de la gente que vive en situación de mendicidad.

Muchas de estas familias, son incapaces de cubrir sus necesidades básicas, sin acceso a vivienda, alimentación, salud y los niños a educación. Sometidos cada vez más a la xenofobia en los países de acogida, por donde pasaron antes de llegar al nuestro y en el nuestro también.

A estos rostros de desesperanza se ha sumado un nuevo rostro, que lleva consigo miedo, dolor e incertidumbre, es el de la pandemia. Un rostro impensable que ha desnudado la precaria realidad de muchos países del mundo y de la región latinoamericana, en cuanto a sistemas de salud y educación y que ha llegado a la mayor contracción de la actividad económica en la historia en varias partes del mundo, de la región y de nuestro país. El Banco Mundial pronosticó que la recesión puede provocar este año, una caída del 5,9% del Producto Interior Bruto, la peor cifra desde los años 80 cuando Bolivia sufrió una devaluación y una inflación históricas.

En esta Jornada Nacional del Migrante y Refugiado, hacemos un llamado a la sociedad y el Estado a abrir nuestros corazones a quienes han perdido su hogar o han salido de su país en busca de una vida mejor. La solidaridad con los niños, niñas y adolescentes, migrantes, que son los más afectados por la migración, lleve un mensaje de esperanza hacia quienes son también nuestros hermanos.

En este tiempo de pandemia Pastoral Social Caritas Bolivia, con el apoyo financiero del Alto Comisionado de las Naciones Unidad para el Refugiado (ACNUR) ha llegado con ayuda humanitaria a refugiados o solicitantes de refugio en La Paz, El Alto, Potosí, Santa Cruz y Tarija, garantizando un alojamiento seguro para pasar las noches de cuarentena. Asimismo con el apoyo financiero de Caritas España y Caritas Inglaterra se ha llegado a migrantes extranjeros y nacionales en las ciudades de Tarija, Beni, La Paz, El Alto, Potosí y Sucre con canastas de alimentos, medicamentos e insumos de bioseguridad para contrarrestar la pandemia. Son muchos más los regalos que podemos ofrecer, como afecto, amabilidad, amistad y aceptación de las diferencias culturales.

En esta Jornada, “Jesús nos llama a reconocer en sus pequeños rostros, el rostro de Cristo, hambriento, sediento, desnudo, enfermo y forastero, si lo reconocemos así, seremos nosotros quienes les agradeceremos el haberlo conocido, amado y servido”. (Papa Francisco).