COMUNIDADES INDÍGENAS RECIBEN CANASTAS DE ALIMENTOS

DIFERENTES COMUNIDADES INDÍGENAS RECIBEN CANASTAS DE ALIMENTOS PARA CONTRARRESTAR LA PANDEMIA

30/08/2020 Ante la difícil situación económica que ha traído la pandemia, a las comunidades indígenas, la solidaridad debe ser la fortaleza para seguir adelante. La Iglesia Católica en Bolivia, a través de sus instancias jurisdiccionales y sus brazos sociales sigue llegando con ayuda humanitaria a las familias más alejadas del país, esta vez, las comunidades indígenas de la Amazonía y Chiquitania boliviana.

Con el apoyo financiero de ADVENIAT y las gestiones de Pastoral Social Caritas Bolivia se ha llegado a 304 familias de 16 comunidades indígenas entregando canastas de alimentos básicos. La entrega se realizó a través del Vicariato Apostólico de Pando, Vicariato Apostólico del Beni, Vicariato Apostólico de Camiri, la Diócesis de Aiquile, Diócesis de Tarija y una comunidad del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Secure (TIPNIS), quienes identificaron a las comunidades más necesitadas.

Las familias beneficiadas agradecieron el apoyo brindado pero al mismo tiempo expresaron la difícil situación de pobreza que están atravesando y de las condiciones precarias en las cuales viven.

Como Caritas Bolivia sentimos profundamente la impotencia de tantos grupos de personas que requieren ayuda en estos momentos, como son los pueblos y naciones indígenas y al mismo tiempo hacemos un llamado a quienes atentan contra la casa común provocando incendios en la zona. Una emergencia como la que se ha vivido en la gestión 2019 sería devastadora para las comunidades y pueblos indígenas que en estos momentos están luchando por salir adelante, generar ingresos y llevar el alimento a sus hogares.

Hacemos también un llamado al Gobierno para emprender políticas de reforestación y otras formas de chaqueo en la zona Amazónica y Chiquitana y eliminar todo tipo de normativa legal que fomente el chaqueo con fuego y la pérdida de biodiversidad.

“Y Jesús, oído esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo que tienes, y da a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme (Lucas 18:22)