Una acción de solidaridad llega a 369 mujeres de la Cárcel de Palmasola en Santa Cruz.

Una acción de solidaridad llega a 369 mujeres de la Cárcel de Palmasola en Santa Cruz.

31/07/2020.- Un momento de pandemia como el que estamos viviendo en Bolivia, el oriente del país es uno de los más azotados. Con más de 76.000 casos registrados de COVID 19, el 45% se encuentran en el departamento de Santa Cruz. Personas con alto grado de vulnerabilidad como adultos mayores, mujeres, niños y privados de libertad son las principales víctimas de la pandemia y de la falta de un sistema de salud que logre atender las necesidades.

Durante todo el periodo de cuarentena, Pastoral Social Caritas Bolivia ha gestionado ayuda humanitaria, de diferentes agencias de cooperación, para llegar a los diferentes grupos vulnerables a nivel nacional. Este día, alimentos, insumos de bioseguridad y medicamentos fueron entregados al pabellón de mujeres de la Cárcel de Palmasola en la ciudad de Santa Cruz, con el apoyo de ADVENIAT.

En coordinación con el Arzobispado de Santa Cruz, a la cabeza de su Obispo Mons. Sergio Gualberti y de Mons. René Leigue, la Congregación de las Hermanas Misioneras Siervas del Espíritu Santo, se hizo posible una acción de solidaridad llena de compromiso y entrega.

Es evidente que si bien se trata de uno de los recintos penitenciarios más importantes del país por su capacidad y seguridad, tiene muchas deficiencias en salud, infraestructura y atención de las necesidades de la población. En la “Sección Mujeres” a la que se pudo llegar, se tienen privadas de libertad de distintas edades y diferentes condiciones sociales, las cuales tienen en común las muchas carencias que tienen que enfrentar el día a día, carencias que se acentúan en este tiempo difícil de pandemia ocasionada por el brote del COVID 19.

El trabajo desinteresado y lleno de amor de la Congregación de Hermanas y un grupo de colaboradores que trabajaron con ellas, se llegó a un sector vulnerable de nuestra sociedad con la entrega de 369 bolsas con alimentos básicos como arroz, azúcar, fideo, aceite entre otros; también con insumos de limpieza tan necesarios en este tiempo de coronavirus, como detergente, lavandina, alcohol en gel, barbijos, etc. Por otro lado se hizo entrega para el botiquín de la posta sanitaria, de medicamentos básicos útiles en caso de presentarse casos de COVID 19, tales como vitamina C, ibuprofeno, azitromicina, antigripales, omeprazol y otros.

Sorprende la facilidad con que se puede llegar al necesitado cuando todos nos abrimos a brindar ayuda, la policía custodia del penal, los colaboradores y hasta las personas privadas de libertad, engranaron de manera maravillosa para que esto sea posible. Sabemos que aún existen muchas necesidades en este penal, pero con esta acción, Pastoral Social Caritas Bolivia y el Arzobispado de Santa Cruz, quisieron entregar no solo una bolsa de alimentos e insumos de higiene, sino una palabra de aliento y esperanza a quienes por alguna circunstancia de la vida perdieron su libertad.

“Porque tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, era forastero y me acogiste, estaba desnudo y me vestiste, estuve enfermo y me visitaste, estuve preso y me viniste a ver” Mt. 25, 35-36.