Entrega de alimentos Carceleta de Buena Vista en Potosí

Una de las carceletas más alejadas del país, San Pedro de Buena Vista en Potosí recibió alimentos e insumos de bioseguridad de la Pastoral Social Caritas Bolivia

27/05/2020 La Iglesia Católica en Bolivia, a través de su brazo social, Pastoral Social Caritas, con vocación de servicio a los más desprotegidos y en cumplimiento al mandato evangélico y al principio de solidaridad, ha llegado con alimentos e insumos de bioseguridad a los privados de libertad de la Carceleta de San Pedro de Buena Vista en Potosí.

En este tiempo de COVID 19, las necesidades de alimentación, insumos de higiene y bioseguridad son una necesidad inminente. Lastimosamente los privados de libertad de ésta carceleta afirman que nunca ha llegado ayuda al recinto penitenciario.

En coordinación con la Misión Claretiana del Norte de Potosí y tras haber hecho conocer de la necesidad mediante la Pastoral Social Caritas Potosí, se hizo entrega de alimentos de primera necesidad como arroz, fideo, azúcar, aceite, harina e insumos de higiene personal y limpieza.

El municipio de San Pedro de Buena Vista es uno de los dos municipios de la provincia Charcas al Norte del departamento de Potosí encontrándose a 620 km de distancia y un recorrido de 12 horas, en una infraestructura precaria se encuentra la carceleta de Buena Vista que, de acuerdo a los datos proporcionados por la Dirección General de Régimen Penitenciario de Bolivia, alberga a 15 privados de libertad, existiendo entre ellos adultos mayores y discapacitados.

La distancia no ha sido ningún impedimento para llevar una respuesta de esperanza ante la emergencia sanitaria y las necesidades de las personas privadas de libertad, quienes con mucha emoción expresaron su agradecimiento en quechua.

Es importante señalar que la Pastoral Social Caritas Bolivia a través de su Pastoral Carcelaria tiene una presencia en las cárceles de Bolivia por más de 30 años de servicio, constituyéndose en una respuesta a la Doctrina Social de la Iglesia en su compromiso de trabajar por el pobre.

“Porque tuve hambre, y me diste de comer; tuve sed, y me diste de beber; era forastero, y me acogiste; estaba desnudo, y me vestiste; enfermo, y me visitaste; en la cárcel, y viniste a verme.” Mt.25, 35-36