Entrega de alimentos a carceles

PASTORAL SOCIAL CÁRITAS BOLIVIA REALIZA ENTREGA DE ALIMENTOS EN LAS CÁRCELES DE RIBERALTA, GUAYARAMERÍN Y MOCOVI en respuesta a la Campaña #AyúdanosAmparar

 

La Paz, 6 de abril de 2020.- Ante la actual situación de crisis sanitaria que atraviesa Bolivia y el mundo, el pasado 1 de abril de 2020 los privados de libertad de la cárcel de “Las Palmas” de Guayaramerín amenazaron con prenderse fuego, debido a que no recibieron el prediario para su alimentación. 

La realidad es similar en otros recintos penitenciarios del país, después de implementada la restricción de ingreso de sus familiares quienes en muchos casos eran quienes les llevaban alimentos. La restricción fue tomada para prevenir situaciones de contagio del coronavirus desde afuera, al interior de los recintos, pero la restricción no fue acompañada de dotación de alimentos, insumos de higiene y bioseguridad, entre otras necesidades que atraviesan los privados de libertad.

Pastoral Social Cáritas Bolivia a través de su Pastoral Carcelaria lleva más de 30 años brindando atención a los privados de libertad, en cumplimiento al mandato evangélico y al principio de caridad y solidaridad para con este grupo vulnerable. Este apoyo se orienta al acompañamiento, asesoramiento jurídico e impartición del sacramento de la eucaristía.

Preocupados por las condiciones en las que las cárceles y carceletas de Bolivia están presentando, se hizo entrega de alimentos de primera necesidad como arroz, azúcar, aceite, fideo y harina, en los recintos de Guayaramerín, Riberalta y Mocovi.

Según datos de la Dirección de Régimen Penitenciario de Bolivia, estos recintos albergan a 146, 217 y 580 personas privadas de libertad respectivamente, de las cuales un importante porcentaje son adultos mayores y muchos de ellos con detención preventiva.

Esta entrega fue posible en el marco de la Campaña #AYUDAMOSAMPARAR  y se espera llegar con más ayuda en los próximo días. En este tiempo de pascua todo estamos llamados a vencer esta pandemia en solidaridad. 

Tiempo de Solidaridad 

 

“Porque tuve hambre, y me diste de comer; tuve sed, y me diste de beber; era forastero, y me acogiste; estaba desnudo, y me vestiste; enfermo, y me visitaste; en la cárcel, y viniste a verme.” Mt.25, 35-36


 

Deja una respuesta